ECUMENE

Teatro
Texto: Manuscrito de un Estoico - Terra Nostra, Carlos Fuentes, México

Primer Festival Internacional de Danza y Teatro de Lima
Centro de Artes Escénicas de la Municipalidad Metropolitana de Lima
Lima – Perú
Septiembre 1998

VIII Encuentro Internacional de Teatro del Cuerpo
Querétaro, Toluca, México DF
Octubre 2015

Actores: Lucía de María, Erika Aguilar, Soledad Piqueras, Basilio Soraluz, Rafael Freyre
Dirección general, Carlos Cueva



El narrador como un espacio, como un lugar, una casa un reducto; el último de una ciudadela, a la que se retira y se refugia para salvarse de un mundo hostil y corrupto. Ecumene es una voz aislada y compartida. Nos remite a global y a ecumenia. Ecumene es eso, la extrapolación de una voz dentro de un coro, el narrador se divide en tres, perdiendo subjetividad para hacer que el público sea quien saque sus propias conclusiones. Ecumene es una reflexión sobre el texto como un texto moderno, libre de toda representación, explicación o descripción alguna. Algo así como toda la textualidad que nos circunda en la vida contemporánea, que invadiendo nuestra cotidianeidad consigue con sus sonoridades extrañarnos distanciarnos de nuestra propia voz, lo mismo que un espejo o una fotografía consigue al reflejarnos separarnos.

Es a través de este narrador que en la obra está expresada de manera precisa, la necesidad de independizar el texto frente a una cantidad de elementos como la descripción, que hacen de las palabras un elemento dependiente del actor en el teatro. Este texto “manuscrito de un estoico” tomado del libro de Carlos Fuentes “ Terra Nostra” refleja justamente el problema de la ecuanimidad de un narrador en tiempos difíciles. Posición delicada que obliga al testigo de unos hechos infames a no caer en la tentación de actuarlos explicarlos y/o juzgarlos.


> > > >

Al año siguiente de haber egresado del TUC ( Escuela de Teatro de la Universidad Católica ) por casualidad llegué a una reunión con el director Carlos Cueva. Luego empecé a participar en algunos talleres llevados por él.
El primer montaje que realizamos fue "Ecumene".
La forma de abordar dicho trabajo fue una sorpresa y a la vez un reto. Yo venía de la creación de personajes, de una línea dramática clásica: textos escritos para teatro.... y Carlos Cueva me pedía no actuar, dejar que el texto sea independiente, que cada palabra se deje escuchar con su propia sonoridad. Un montaje sin personajes, aunque todos éramos las voces de los tres personajes del texto, sin una línea dramática clásica.
El montaje de “Ecumene” se fue realizando capa por capa, todas ellas con igual importancia: el espacio no convencional, la presencia escénica, el texto dicho con la particularidad de cada voz, el uso de micrófonos (que le daban al texto dicho una mayor independencia-alejamiento), los objetos-instalaciones, la construcción altamente precisa de cada acción, la neutralidad del vestuario, las luces... Cada una de estas capas repito, fueron trabajadas de manera autónoma y entretejiéndose dieron vida a este montaje.
Fuimos voceros y testigos del montaje escénico de un texto de Carlos Fuentes que pondera y valora la autonomía de lo escrito por sobre cualquier estrategia representacional.

Erika Aguilar
Lima, 2017